(o las máquinas empleadas en la representación teatral para cambios de decorado y efectos especiales). Los espectadores de teatro siempre han buscado en las representaciones que se les sorprendiera con los efectos especiales más variados. En el siglo XVII, por ejemplo, eran muy utilizadas las máquinas dedicadas a fingir el vuelo, cuyos motores estaban dispuestos en los telares, o las trampas para la aparición o desaparición de un personaje o un objeto, consistentes en una pequeña plataforma que subía desde el foso.